REFORMA ISD CATALUÑA
junio 25, 2020

REFORMA ISD CATALUÑA

Aumento en el Impuesto sobre Sucesiones y donaciones en Cataluña

 

El 1 de mayo de 2020 entró en vigor la ley “Ley 5/2020, del 29 de abril, de medidas fiscales, financieras, administrativas y del sector público y de creación del impuesto sobre las instalaciones que inciden en el medio ambiente”, la cual tiene por objeto establecer un conjunto de medidas fiscales, financieras y administrativas para completar el régimen jurídico de los presupuestos de la Generalitat de Cataluña para el ejercicio 2020.

 

Dentro de las medidas aprobadas se encuentran las referidas al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, han sido fuertemente criticada por el aumento de las cuotas a pagar en concepto de herencias y donaciones en Cataluña, y más aun teniendo en cuenta el contexto de crisis sanitaria y el considerable aumento en el número de fallecidos.

 

Las modificaciones del mencionado impuesto en Cataluña se pueden dividir en tres puntos:

 

1.- Se reducen las bonificaciones que se aplican en cuota y que existían hasta ahora en las herencias de las personas incluidas en el grupo II, que son los hijos de 21 años o más y los ascendientes. A partir del 1 de mayo los contribuyentes pertenecientes al mencionado grupo verán como la cuota a pagar por las herencias percibidas aumenta considerablemente. Los conyugues no se han visto afectados por la reforma y seguirán manteniendo la bonificación fija del 99%.

 

A continuación, se indica el cálculo de la cuota a pagar teniendo en cuenta la bonificación del grupo II antes y después de la reforma:

 

Cuota a Pagar
Importe HerenciaHasta 30/04/2020Desde 01/05/2020
       200.000,00 €              180,00 €                    3.825,00 €
       300.000,00 €           1.610,00 €                  10.350,00 €
       400.000,00 €           1.900,00 €                  19.000,00 €
       500.000,00 €           3.306,00 €                  27.930,00 €
       600.000,00 €           6.618,00 €                  41.180,00 €
    1.000.000,00 €         28.490,00 €                103.137,00 €
    2.000.000,00 €       152.510,00 €                323.806,00 €
    3.000.000,00 €       351.697,00 €                586.000,00 €
    6.000.000,00 €    1.094.383,00 €             1.526.889,00 €

 

 

2.- En aquellas herencias en las que exista una empresa individual, o acciones y participaciones de sociedades y además exista en la herencia patrimonio personal no afecto a ninguna actividad, se puede aplicar la reducción por empresa familiar (reducción del 95% del valor de la empresa) Esto es debido a que han desaparecido las bonificaciones para esta parte de la herencia no afecta a la actividad. Y será incompatible la reducción del 95% en el Impuesto de Sucesiones por empresa familiar con la bonificación general en cuota que afecta al resto del patrimonio.

Va a tener mucha importancia la programación sucesoria, ya que existen métodos para que, con tiempo, se puedan efectuar movimientos patrimoniales para evitar precisamente este castigo tributario a las herencias en las que existe una empresa familiar. Así, a través de donaciones programadas, podemos conseguir esta disociación entre patrimonio empresarial y patrimonio personal. Igualmente se conseguiría este efecto, separando en la sucesión el destinatario de la empresa familiar del resto de bienes, bien a otros herederos o bien a los hijos del hijo que percibe la empresa familiar, es decir a los nietos.

 

3.- Finalmente reaparecen los coeficientes multiplicadores, tanto en herencias como en donaciones, en función del patrimonio preexistente del que recibe la herencia o del que recibe la donación. Es decir, ahora tendremos que tener en cuenta el patrimonio del heredero y del donatario cuando tengamos que calcular una herencia o una donación. El patrimonio preexistente sólo afecta a los parientes del GRUPO I y II. Esto ha provocado que ya no sea tan conveniente la herencia frente a la donación. Hasta ahora, el punto de inflexión rozaba los 2 M de euros (a partir de esta cifra salía más a cuenta donar que heredar) y a partir de la reforma de abril de 2.020, este punto de inflexión ha bajado a la cifra de 500.000 euros. Por ello, a partir de ahora nos encontraremos con escenarios en los que serán mucho más conveniente efectuar donaciones en vida que esperar a la defunción.

Todos estos cambios, hacen que una buena planificación y programación en cuanto que bonificaciones aplicar o la realización de donaciones, sean de vital importancia en el ahorro fiscal. Es por eso que desde Gutiérrez Pujadas & Partners estamos a su disposición para realizar un diagnóstico exhaustivo de su caso para asesorarle en la mejor dirección.